93.209.95.80

Tintes naturales y artificiales: Diferencias

Una  de  las  operaciones  más  importantes  en  la  elaboración  de una  alfombra  es  el  teñido  de los  tejidos.

Esta  es  una  operación  que  siempre  se  había  realizado  con  tintes  procedentes  de  sustancias  naturales  (vegetal, mineral  o  animal), hasta  finales  del  s. XIX  cuando, desde  Occidente, se  introdujeron  los  tintes  artificiales  o  anilinas, descubiertas  en  1856.

Debido  al  gran  aumento  en  la  venta  de alfombras  orientales  desde finales  del  s. XIX  la  producción  tradicional  no  es  capaz  de  atender  la  gran  demanda  y  comienzan  a  aparecer  talleres  y  fábricas,

aunque  las  alfombras  que  producen  son  siempre  manuales, estas  son  anudadas  por  un  grupo  numeroso  de  artesanos  bajo  un mismo  techo, así  mismo  se  generaliza  el  uso  de  tintes  artificiales  lo  cual  acelera  enormemente  el  proceso  a  la  vez  que  rebaja  los  costes  de  manera  significativa.

El  proceso  de  teñido  es, de  manera   muy  resumida, el  siguiente:

La  lana  que  deseamos  teñir  se  introduce  primero  en  un  baño  concentrado de  alumbre  u  óxido  de  estaño  o  bien  sulfato  de  hierro, estos  componentes  actúan  como “mordientes”, su  función  es  reaccionar  químicamente  con  los  tintes  y  formar  un  compuesto  insoluble  que  se  fija  de  manera  estable  al  hilo  que  vamos  a  teñir.

Después  se  tiñe  con  un baño  colorante  en  la  misma tinaja  y  finalmente  se pone  toda  esa  lana  a  secar.

Antes  de  la  aparición  de los  tintes  sintéticos  los  artesanos  sólo  empleaban  tintes  naturales provenientes  de  sustancial vegetales, estos  eran  los más  destacados:

* El  rojo  se obtiene  de la  raíz  de grana.

*El azul  proviene  de las  hojas  de  índigo.

* El  amarillo  del  azafrán  o  las  hojas  de  vid.

* Los  grises  y  marrones  del  color  natural  de la  lana  misma.

* El  verde  mezclando  azul  y  amarillo  con  sulfato  de cobre.

* El  negro  del  óxido  de hierro  que  se  encuentra  en  la  nuez  de  galla.

 

En las imágenes anteriores se puede ver el proceso de teñido natural desde las tinajas con la lana y el tinte hasta el secado.

En la última foto observamos la sencillez del tinte artificial: Abrir el sobre y vertir el colorante artificial en la tinaja.

En  el  siguiente  vídeo  se  muestra  claramente  este  proceso, aunque  corresponde  a  la  región  de  Oaxaca, Méjico, el  proceso  es  el  mismo: